Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    Mejora las compras para siempre

    Cómo respaldan las soluciones de iluminación IoT las compras autónomas en la era pospandémica


    La pandemia de la COVID-19 ha provocado grandes cambios en nuestra forma de comprar y en lo que esperamos de los establecimientos donde lo hacemos. Los compradores prestaron más atención a los espacios de interior en los que tenían que pasar tiempo, especialmente las tiendas de alimentación y otros lugares de venta de productos de primera necesidad. Muchos comercios impusieron restricciones al número de personas que podían entrar en la tienda al mismo tiempo, desinfectaron las zonas de mayor contacto, como los manillares de los carros de la compra, y recordaban periódicamente a los compradores que debían respetar la distancia de seguridad. La compra de alimentos se convirtió en una tarea funcional, en la que los compradores acudían a la tienda bien preparados: haciendo la lista de la compra antes de  ir al establecimiento, por ejemplo, en lugar de ir a la tienda para inspirarse. Los mercados de barrio dejaron de ser lugares de encuentro con los amigos y donde pasar un rato charlando. En vez de eso, las personas se limitaban a su objetivo: comprar todos los productos de la lista y pagar lo antes posible. El uso de los escáneres de pago automático se disparó, ya que muchos compradores preferían pasar por caja ellos mismos en lugar de tener que hacer cola. Muchos profesionales esperan que este hábito se mantenga tras la pandemia, ya que un gran número de compradores incluye ahora el autoservicio y el pago automático en su rutina de compras.

     

    Los compradores redujeron el número total de visitas a la tienda, optando por compras semanales o para varios días. Los compradores también gastaron más dinero en cada visita al establecimiento y se dieron el gusto de comprar más alimentos y de mejor calidad mientras los bares y restaurantes estaban cerrados. Pierre Nicolas-Schwab, de la empresa francesa de estudios de mercado IntoTheMinds, señala que "los consumidores compran más en menos tiempo. Como resultado, la relación entre el gasto y el tiempo que se pasa en la tienda ha aumentado un 49%". Asimismo, en su informe Disruption & Uncertainty: The State of Grocery Retail 2021, Europe, McKinsey & Company descubrió que "los consumidores europeos redujeron la frecuencia de compra en torno a un 5% de media, mientras que aumentaron el tamaño de la cesta en aproximadamente un 16%".

     

    El aumento del tamaño de las cestas impulsó aún más la adopción del autoservicio, ya que los compradores podían meter sus compras en la bolsa sobre la marcha sin necesidad de vaciar los carros en la caja. La rápida adopción de estos nuevos procedimientos de escaneo y de pago hizo que los compradores se sintieran atraídos por una forma de comprar más autónoma. Cada vez más, los compradores desean encontrar todo lo que llevan en su lista a la primera en un único recorrido por la tienda y pasar por caja de la forma más eficiente posible.

     

    Muchas soluciones de iluminación del Internet de las cosas (IoT), incluidas las capacidades de compra autónoma, están contribuyendo a que los comercios superen estos retos y prosperen en la era pospandémica.

    Eliminar la ansiedad de la compra en las tiendas


    Acudir periódicamente al supermercado o a la tienda de alimentación es una necesidad para la mayoría de las personas. Por desgracia, en la era de la pandemia, esta actividad rutinaria se convirtió en un motivo de ansiedad para muchas personas. Según Deloitte Insights, el 54% de los consumidores sufrieron estrés debido a su experiencia en las tiendas.

     

    Sin embargo, a medida que más minoristas adoptan la tecnología IoT que fomenta la "compra enfocada", las compras prometen ser una experiencia menos tensa que durante la pandemia, así como más agradable y personalizada en general.

     

    Por ejemplo, un sistema de iluminación basado en IoT como Interact de Signify, con sus capacidades de navegación en interiores. Con un sistema de este tipo, los compradores pueden descargar y utilizar la aplicación del minorista o un escáner de autoservicio que les guiará hasta los artículos que antes tenían que buscar.

     

    ¿El resultado? Poca o ninguna pérdida de tiempo y poca redundancia de esfuerzos y movimientos. Los compradores entran en la tienda, realizan sus compras lo más rápido posible y salen. Lo hacen, además, de una manera autosuficiente que minimiza la necesidad de interacción humana sin sacrificar la comodidad o el acceso a la información que un comprador podría necesitar consultar mientras está en la tienda.

     

    Y cuando el comprador necesite ayuda, el minorista podría incluir una función de "llamada de asistencia" en la aplicación del comprador. Esta función avisaría a un miembro del personal y le guiaría hasta el comprador que necesita ayuda, en el lugar donde se encuentre en la tienda.

     

    Por parte del minorista, un sistema de iluminación conectado como Interact permite recopilar datos sobre la afluencia de público, el tiempo de permanencia, la densidad y otros datos que pueden influir en las decisiones sobre la colocación de los productos y contribuir a optimizar la distribución de las tiendas para fomentar un buen flujo del tráfico y evitar las aglomeraciones. Esto supone una gran ventaja, tanto si hay una pandemia como si no.

    El futuro autónomo


    Las compras autónomas llevan el paradigma de la compra segura a su extremo lógico. Se trata de una compra que depende en gran medida de la automatización, incluidas las funciones de pago automático que pueden contribuir en gran medida a acabar con las colas y, por tanto, con el contacto humano.

     

    Según un estudio reciente encargado por el líder israelí en tecnología para el comercio minorista Shekel Brainweigh Ltd Retail Innovation Division, el 75% de los principales responsables de toma de decisiones en los hogares se mostró interesado en comprar en un establecimiento que permitiera la compra autónoma. Los consumidores buscan experiencias de compra sin complicaciones y sin contacto, pero el 70% preferiría una opción híbrida en la que la asistencia humana esté disponible siempre y cuando sea necesaria.

     

    El sector minorista tendrá que moverse rápidamente para dar respuesta a las preferencias y expectativas cambiantes de los compradores. Según una previsión publicada por Allied Market Research, se espera que el mercado mundial de la automatización del comercio minorista alcance los 23.580 millones de dólares en 2026, frente a los 11.240 millones de dólares de 2018, lo que supone una tasa de crecimiento anual  del 9,6% en un periodo de siete años. El sector minorista autónomo se triplicó en China en 2020, mientras la pandemia generaba preocupación por la seguridad de los consumidores. Sin embargo, las tiendas autónomas representan solo una décima parte del uno por ciento del mercado minorista global de China. Está claro que existe una enorme oportunidad para que los minoristas conocedores de la tecnología y con visión de futuro se adelanten a la competencia en los próximos años. 

     

    La localización y la navegación basadas en el IoT también serán fundamentales para impulsar el comercio electrónico y la modalidad de compra BOPIS (comprar en línea y recoger en el establecimiento). Mientras que los centros de distribución de comercio electrónico están preparados para una preparación eficiente de los pedidos, la preparación de los pedidos se realiza cada vez más en la tienda, donde puede resultar engorroso localizar todos los artículos de la lista de recogida.  Una plataforma de IoT capaz de dirigir a los empleados de forma precisa a la estantería correcta resultará muy útil para hacer llegar los productos a los clientes de forma eficiente, al tiempo que también resulta excelente para la cuenta de resultados de un minorista. Según los datos de Signify, los índices de recogida de pedidos pueden duplicarse cuando los preparadores tienen acceso a la navegación por interiores. Las soluciones de navegación serán especialmente útiles en una época en la que los minoristas suelen depender en gran medida trabajadores temporales para atender la demanda.

    Mejora las compras para siempre


    La COVID-19 ha sido un acelerador de la tecnología del comercio minorista inteligente, fomentando las ventajas de la experiencia minorista respaldada por el IoT. La pandemia acabará, pero estas innovaciones permanecerán, haciendo que nuestras experiencias de compra sean más seguras, más fáciles, más rápidas y, en general, más positivas. A medida que se desarrollen en los siguientes ciclos de innovación, estas tecnologías seguirán ayudando a redefinir nuestra forma de comprar para siempre.

    Acerca del autor

    Simon den Uijl, director de negocios globales, sistemas de venta al por menor, Signify

    Simon den Uijl

    Director de negocios globales, sistemas de venta al por menor de Signify

    Compartir este artículo

    ¿Qué puede hacer Interact por ti?

    Síguenos en: