Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    Las Smart Cities necesitan múltiples soluciones

    Por suerte, los beneficios también son múltiples


    Son tantas las innovaciones y tanta la velocidad a la que se suceden que a menudo olvidamos que la tecnología es tan solo un medio, no un fin. En lo que respecta a las Smart Cities, el fin no depende de lo bien que funcionen las tecnologías sino, más bien, del tipo de mejoras que realmente brindan a ciudadanos y gestores municipales.

     

    En mis conversaciones con organizaciones y responsables de alto nivel de municipios de todo el mundo, me ha quedado claro que las Smart Cities que triunfen serán las que puedan ofrecer múltiples beneficios a una amplia variedad de comunidades y distritos. Y esto, por lo general, se puede hacer mediante múltiples soluciones que funcionan bien juntas.

    El juego de malabarismo de la Smart City


    Gestionar una ciudad puede ser todo un reto. Por un lado, se espera de los gestores municipales que mantengan unas ciudades vibrantes y llenas de estímulos que atraigan a nuevas empresas y consigan que sus habitantes se sientan seguros y cómodos. Por otro, a menudo deben conseguir todo ello con unos presupuestos cada vez más reducidos, una infraestructura antigua, persistentes índices de criminalidad y una cada vez mayor presión para materializar los objetivos de lucha contra el cambio climático.
     

    Como si equilibrar unas expectativas crecientes con unos recursos estancados o en franca disminución no fuera ya reto suficiente, los despliegues de Smart City se complican todavía más a medida que se despliegan diferentes aplicaciones. Los gestores municipales que busquen una solución de un único proveedor caerán pasto de la desilusión, ya que no hay ninguno que pueda ofrecerlo todo.
     

    Las Smart Cities de éxito funcionan como ecosistemas, en los que son muchos los actores que despliegan soluciones y aplicaciones. Esto, a su vez, requiere un enfoque de sistemas abiertos en el que distintas aplicaciones coexistan, se integren bien en el nivel de dispositivo o el de software, y por encima de todo, compartan datos.

    La iluminación conectada: un atractivo punto de partida


    Dentro del ecosistema de la Smart City, el alumbrado conectado ofrece un atractivo punto de partida. Analistas del sector, como Navigant, ven el alumbrado conectado como una plataforma para futuras aplicaciones de Smart City.
     

    En recientes investigaciones de los expertos en infraestructuras SmartCitiesWorld, prácticamente la mitad de los líderes municipales y de los ejecutivos de empresas encuestados situaron el alumbrado conectado entre sus tres prioridades principales, junto con la conectividad para toda la ciudad y la movilidad urbana.

    Las Smart Cities de éxito funcionan como ecosistemas, en los que son muchos los actores que despliegan soluciones y aplicaciones”.


    Barbara Kreissler

    No podemos estar en un mejor momento para la iluminación. La tecnología LED, la revolución más significativa en el sector de la iluminación desde la invención de la bombilla, se ha convertido en una solución en la que confían, y que se utiliza ampliamente, en todo el mundo. Sorprende recordar que la iluminación vial mediante LED apareció hace tan solo unos 15 años.

     

    La iluminación conectada hace avanzar aún más la tecnología de la iluminación digital al llevar las luminarias LED y los sensores inteligentes a la Internet de las Cosas. Unos sistemas bien diseñados de iluminación conectada consiguen rutinariamente unos ahorros energéticos de hasta el 80 % en comparación con la iluminación convencional. 

    Múltiples beneficios de tecnologías integradas


    Para los planificadores municipales que puedan sentirse abrumados por la complejidad de las implementaciones de Smart Cities, hay buenas noticias: integrar diferentes tecnologías puede brindar múltiples beneficios, muchos de los cuales no se pueden conseguir de ninguna otra forma. El alumbrado urbano conectado está en una posición única para desempeñar un importante papel aquí.

     

    El alumbrado urbano conectado puede embellecer mediante la iluminación vecindarios enteros, para aumentar su atractivo y dar mayor sensación de seguridad, y a la vez, recopilar datos de sensores sobre cualquier aspecto, desde la temperatura y los niveles de ruido hasta patrones de tráfico en las calles. Y eso es solo el principio. La infraestructura de iluminación en sí misma, que ya está en funcionamiento y distribuida por todo el entorno urbano, puede servir de punto de integración para tecnologías adicionales.

     

    El fuerte vínculo entre movilidad urbana y el despliegue de iluminación conectada ofrece un ejemplo. De acuerdo con una estimación, habrá más de 550 millones de vehículos eléctricos en la carretera para el año 2040. Las ciudades pueden respaldar este cambio desde los vehículos propulsados por combustibles fósiles a los eléctricos integrando estaciones de carga de vehículos eléctricos directamente en las farolas de las calles.

    Eso daría a los conductores lugares donde recargar pero, ¿de dónde vendría esa electricidad? Diversos estudios indican que, si se incrementa el índice de mejoras de eficiencia energética en los edificios, desde el actual 1 % a tan solo un 5 %, se puede compensar por completo la demanda adicional de energía generada por todos estos nuevos vehículos eléctricos. Y la mejor, y más fiable, forma de aumentar de manera espectacular la eficiencia energética sería, por supuesto, desplegar iluminación LED conectada.

     

    Este es solo uno de los muchos ejemplos provocadores de cómo dos segmentos verticales aparentemente sin relación pueden generar valor añadido si se despliegan juntos en un ecosistema inteligente. Si añadimos el ejemplo de los postes inteligentes, que integran una infraestructura de comunicaciones para mejorar la capacidad y cobertura de Internet inalámbrica en entornos urbanos densamente poblados, entonces habremos cubierto las tres principales prioridades de los responsables municipales encuestados en el estudio de SmartCitiesWorld.

     

    Las Smart Cities necesitan múltiples soluciones, pero ofrecen múltiples beneficios cuando se despliegan en un ecosistema en el que las soluciones pueden funcionar bien juntas. 

    Acerca del autor

    Primer plano de Barbara Kreissler
    Barbara Kreissler
    Responsable de iluminación profesional en el departamento de asuntos gubernamentales y públicos globales de Signify

    Compartir este artículo

    ¿Cómo puede Interact City ayudarte a conseguir tus objetivos de sostenibilidad y a convertirte en un líder en Smart Cities?

    ¿Qué puede hacer Interact City por ti?

    Síguenos en: