Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    El fututo de los espacios de trabajo

    5 "imprescindibles" para negociar cambios en el lugar de trabajo

     

    Los cambios en la forma en que las empresas conciben la oficina, las nuevas expectativas sobre lo que debería hacer por los empleados y las innovaciones en la tecnología de la construcción se combinan para impulsar una revolución que está transformando la forma en que se hace el trabajo, para mejor.

     

    La pandemia de COVID-19 está aumentando la velocidad a la que las empresas deben adaptarse y cambiar. Al mismo tiempo que el trabajo remoto se ha convertido en una opción viable para muchos, las empresas ahora deben considerar cómo ajustar sus espacios de trabajo físicos para adaptarse a una "nueva normalidad" pos-pandémica. El cambio en el lugar de trabajo ya no es algo deseable, es una necesidad. Las empresas ahora tienen la oportunidad de transformar sus espacios de trabajo en entornos seguros, de apoyo y atractivos, en lugares a los que los empleados deseen ir todos los días, ya sea que lo necesiten o no.

     

    A continuación, presentamos cinco "imprescindibles" que las empresas deben tener en cuenta al negociar la transición a una nueva forma de trabajar.

    1: Los lugares de trabajo deben promover el compromiso de los empleados y el bienestar integral

     

    La idea detrás de la oficina del futuro es la siguiente: que empleados felices y cómodos realicen un trabajo más productivo, haciendo de la maximización de la felicidad y comodidad una meta prioritaria en la “creación de espacios” de la oficina.

     

    Pero debido a que la felicidad y la comodidad son difíciles de definir, las empresas dependerán cada vez más de estándares y credenciales para validar hasta qué punto sus oficinas están “centradas en las personas” y para cuantificar qué tan bien esas oficinas hacen sentir a las personas que trabajan en ellas.

     

    El International WELL Building Institute (IWBI) con sede en Atlanta gestiona la certificación WELL, el estándar global para espacios centrados en las personas, que desempeñará un papel importante aquí. La certificación describe los puntos de referencia relacionados con el suministro de luz, agua y aire limpios, y considera elementos como los espacios de relajación que promueven la salud mental y emocional.

     

    IWBI ahora también patrocina conversaciones y desarrolla estrategias para la preparación y la resistencia en el lugar de trabajo en la era COVID-19. Mientras continúe la amenaza de infección, la felicidad y la comodidad dependerán en parte de sentirse seguro y de confiar en que los empleadores y administradores de edificios están tomando medidas apropiadas y efectivas para proteger su salud y bienestar.

    2: Los lugares de trabajo deben emplear tecnología de construcción inteligente

     

    El Internet de las cosas (IoT) sigue penetrando el mundo del trabajo. Entre 2014 y 2019, la proporción de empresas que utilizan tecnología de IoT aumentó del 13% al 24%. Para 2023, la cantidad de dispositivos conectados en uso en todo el mundo casi se habrá triplicado desde 2018.

     

    En la oficina, los dispositivos conectados ahora a menudo sirven como componentes de sistemas dentro de plataformas integradas que controlan los entornos de la oficina para que sean lo más amigables posible. Mientras lo hacen, estos dispositivos, equipados con sensores, recopilan datos y los transmiten a aplicaciones analíticas impulsadas por inteligencia artificial, en la que los administradores de edificios pueden utilizar para obtener información sobre cómo ejecutar mejor las cosas.

     

    Una forma de pensar en una plataforma de construcción inteligente es como una colección de verticales: un sistema de ventilación vertical, un sistema de ventanas vertical, un sistema de calefacción vertical, un sistema de iluminación vertical. Pero en una plataforma de construcción inteligente bien diseñada, estas verticales no funcionan de forma aislada: comparten datos y pueden activarse entre sí según las condiciones detectadas o combinaciones de factores. En conjunto, un edificio inteligente bien diseñado funciona como una máquina receptiva, una máquina para la que los datos sirven como lubricante y combustible, y que los gerentes humanos pueden controlar desde un panel de control integrado accesible en una tableta u otro dispositivo similar.

     

    Cuando se trata de lo que puede hacer un sistema tan inteligente, el cielo es el límite. Para dar solo un ejemplo, la tecnología de sensores integrados puede realizar un seguimiento de las temperaturas en varias áreas de un edificio de oficinas mientras el sol atraviesa el cielo. A medida que recibe esa información de temperatura, el sistema de ventanas puede responder en consecuencia, cerrando o abriendo las persianas según sea necesario. Al mismo tiempo, el sistema de iluminación puede responder a lo que está "escuchando" de los datos, atenuando los niveles de luz de la oficina cuando la cantidad de luz natural disponible cruza un cierto umbral. Asimismo, el sistema de calefacción puede reducir su rendimiento, evitando que un espacio con ventana se caliente demasiado y ahorrando en costes de energía.

    3: Los lugares de trabajo deben ser flexibles y adaptables

     

    La pandemia de COVID-19 ha obligado a muchas empresas y sus empleados a trabajar desde casa. Un poderoso resultado de este cambio es la creciente aceptación de la idea de que la oficina no tiene que ser necesariamente un lugar definido y estático: una ubicación en un edificio de oficinas en el que se pasa la mayor parte de cada día de trabajo. En cambio, la "oficina" puede existir como un espacio psíquico donde los trabajadores poseen tecnologías confiables para conectarlos con compañeros de trabajo, supervisores, clientes y otros.

     

    "Oficina como servicio" es la frase que describe esta nueva normalidad y, por "virtual" que sea este modelo, las empresas podrían aplicarlo para mejorar los espacios físicos de oficina a los que los trabajadores volverán casi con toda seguridad después de la crisis del COVID-19.

     

    Cuando la oficina ya no se considera una ubicación estática, se convierte en algo moldeable que las empresas pueden adaptar mejor a las necesidades de los empleados. Los espacios de trabajo pueden ir más allá de la oficina de planta abierta para incluir varias zonas: para el trabajo individual, para la relajación, para reuniones grandes o pequeñas. La tecnología puede hacer que estos espacios sean fluidos y ajustables: al modificar su régimen y distribución de iluminación, un área de relajación se convierte en un gran lugar para una sesión de lluvia de ideas en equipo o para una hora feliz para los empleados los viernes por la tarde. Estos cambios de distribución serán más fáciles de realizar cuando los muebles y otros equipos sean ingeniosamente modulares.

     

    Es posible que el espacio no determine en sí mismo la cultura corporativa, pero tiene un efecto medible. Un entorno físico flexible y receptivo puede ayudar a promover esta cultura.

    4: Los lugares de trabajo deben incorporar la naturaleza

     

    Sería difícil encontrar un entorno más divorciado del mundo natural que la oficina tradicional: una zona a veces sin ventanas e iluminación artificial y aire recirculado, un "interior" sellado contra el "exterior".

     

    Pero el crecimiento en el número de edificios ecológicos demuestra el hecho de que los diseñadores han reconocido la locura de divorciar a los empleados de la naturaleza durante un porcentaje significativo de sus vidas. La oficina “biofílica” promete convertirse en estándar en el futuro, integrando elementos naturales específicamente para mejorar el bienestar tanto de los trabajadores individuales como de la empresa en su conjunto.

     

    Terrazas, azoteas accesibles, fachadas y muros que permiten la penetración de cómodos niveles de luz, jardines interiores y exteriores: estas son algunas de las cosas que la oficina biofílica puede ofrecer. Con energía solar, recolección de agua de lluvia y otros recursos renovables, estos lugares de trabajo generarán menos contaminación del aire y el agua. Sus sistemas de ventilación eliminarán el polvo (y quizás incluso la materia viral) del aire. Se construirá con materiales reciclados o recuperados. Será más silencioso. Y será estéticamente atractivo, lo que en sí mismo proporcionará un beneficio emocional a sus usuarios.

    5: Los lugares de trabajo deben promover la inclusión y la personalización profundas

     

    El mundo ha recorrido un largo camino para hacer viables sus espacios para discapacitados, ancianos y otras personas con problemas de accesibilidad.

     

    La oficina del futuro continuará este progreso, ya que proporcionar acceso se convierte en parte integral de la planificación. Veremos innovaciones grandes y pequeñas como sillas con manijas fáciles de agarrar, puertas de ascensores que pueden permanecer abiertas más tiempo cuando sea necesario, pasamanos de escalera mejor diseñados y letreros de navegación de oficina con pictogramas brillantes y otros materiales.

     

    La tecnología de IoT permitirá condiciones individualizadas de una estación de trabajo a otra, según lo que necesite o quiera el habitante de esa estación. Las estaciones de trabajo de las personas con visión más débil pueden requerir una luz más intensa; también podrían hacerlo las personas con una visión perfecta cuyo trabajo requiere trabajos de precisión con piezas pequeñas.

     

    En todo el lugar de trabajo, la iluminación centrada en las personas mejorará las condiciones para todos, creando una base de confort. La iluminación que apoya el funcionamiento humano se convertirá en el estándar. Los sistemas de iluminación inteligente pueden proporcionar dosis adecuadas de luz azul que despierta la vigilia durante la mañana y luego pasar a un espectro más relajante por la tarde, un beneficio para todos los empleados ya sea que tengan problemas físicos o no.

    Acerca del autor

    Peter Duine
    Peter Duine es el Director del Subsegmento Global de Oficinas en Signify. Se unió a Philips hace 26 años como ingeniero en los Laboratorios de Investigación. Peter se trasladó a la división de iluminación hace 16 años como ingeniero óptico, y fue pionero en el desarrollo de motores y drivers como sistemas para aplicaciones de iluminación general.

    Compartir este artículo

    ¿Qué puede hacer Interact por ti?