Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    La oficina inteligente es sostenible

    Sistemas escalables y la oficina sostenible del futuro

     

    Cuando se trata de la iluminación en el trabajo, el futuro pertenece a los sistemas escalables.

     

    Muchas organizaciones están reconsiderando sus espacios de trabajo para abordar los cambios que se prevén en los hábitos de trabajo de los empleados. Los sistemas flexibles y conectados que pueden crecer fácilmente, serán cada vez más comunes y necesarios a medida que cambian las necesidades de las empresas.

     

    En este sentido, los sistemas inteligentes escalables pueden respaldar los estilos de trabajo híbridos y fluidos que, según los expertos, se convertirán en la nueva normalidad. Pero estos sistemas pueden hacer más que ayudar a asegurar el futuro: también pueden hacer que las oficinas y los edificios de oficinas sean más sostenibles en la actualidad.

    Impulsar las cifras de renovación

    La oficina sostenible ha estado en la agenda durante mucho tiempo. La primera versión de la prestigiosa certificación de construcción ecológica LEED se ofreció en 1998. Pero al hacer que el trabajo desde casa sea más frecuente y viable, la pandemia ha hecho que la sostenibilidad de la oficina sea aún más importante.

     

    Para atraer a los empleados de vuelta a la oficina, los espacios de trabajo tendrán que ofrecer más que el escritorio y la conexión a la red tradicionales. Los empleados exigen cada vez más responsabilidad ambiental a sus empresas. Estas a su vez, así como los propietarios de los edificios, tienen más en cuenta el diseño de los espacios de trabajo y tratan sus oficinas como activos estratégicos. Conseguir la neutralidad de carbono en los edificios puede ayudar a atraer y a retener a los mejores talentos, en especial a los más jóvenes, y puede mejorar la imagen de una empresa al mismo tiempo que ayuda a contribuir a acciones y objetivos frente al cambio climático.

     

    Las cifras sin duda son impactantes. Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP por sus siglas en inglés), "Los edificios y la construcción representan juntos el 36% del uso global de energía final y el 39% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía cuando se incluye la generación de energía". Los edificios representan el 40% del presupuesto energético total de la Unión Europea. Cuando se considera que los edificios de oficinas representan el 29% de los inmuebles comerciales del mundo, el potencial del sector para ejercer influencia, ya sea para bien o para mal, se vuelve obvio.

     

    La arquitectura y gestión de oficinas sostenibles han ido ganando terreno desde el cambio de milenio, impulsadas por la amenaza de la catástrofe ambiental. Desafortunadamente, el impulso hacia la sostenibilidad no ha llegado lo suficientemente lejos. Solo en EE.UU., se prevé que la superficie comercial total crezca un 34% para 2050.

     

    Obviamente, esta no es una situación sostenible y la tendencia no se estabilizará ni cambiará de dirección por sí sola. Pero algo tiene que cambiar. Como advierte Naciones Unidas, la “intensidad energética por metro cuadrado (m2) del sector de la construcción debe mejorar a nivel global un promedio de un 30% para 2030 (en comparación con 2015) para estar en camino de cumplir con las ambiciones climáticas globales" establecidas en el Acuerdo de París de 2015.

     

    Estos números deben inspirar a la acción, en lugar de desanimarla. El hecho es que hay una gran cantidad de objetivos fáciles de lograr. En Europa, por ejemplo, cada año, solo el 1% de los edificios se someten a renovaciones eficientes en términos de energía. Triplicar ese porcentaje al todavía bajo, 3% por año contribuiría en gran medida a lograr los objetivos del Green Deal europeo en materia de neutralidad de carbono, eficiencia energética y energías renovables.

    Renovaciones, sensores y más

     

    Las iniciativas de acción climática globales y regionales pueden dar a los propietarios e inquilinos de inmuebles comerciales el impulso, y en algunos casos los fondos, para emprender renovaciones de edificios sostenibles a gran escala. Pero el viaje también puede comenzar a una escala más modesta. La renovación de la iluminación de un edificio con un sistema basado en LED de bajo consumo e inteligente, puede reducir el uso de energía relacionado con la iluminación hasta en un 80%. Dado que del 10% al 20% del presupuesto total de energía de un edificio normalmente se destina a la iluminación, esto puede marcar una diferencia significativa.

     

    Un sistema de iluminación inteligente escalable puede hacer incluso más que reducir radicalmente el uso de energía. Esos sistemas pueden albergar aplicaciones conectadas impulsadas por sensores que maximizan la eficiencia operativa al tiempo que ofrecen una mayor comprensión y control del entorno iluminado. Desplegados en la infraestructura de iluminación física, los sensores pueden detectar eventos y recopilar datos sobre una amplia gama de factores, incluidos los niveles de iluminación natural, la temperatura y la humedad. El sistema podría utilizar estos datos para ajustar automáticamente el uso del sistema de aire acondicionado, calefacción y ventilación (HVAC) y la iluminación. A medida que un espacio se llena de luz solar por la tarde, requiere menos luz artificial y más enfriamiento, siendo a la inversa a medida que cae la noche.

     

    Los sensores también pueden recopilar datos de ocupación, que luego se pueden analizar a lo largo del tiempo para identificar con precisión el uso del HVAC y de la iluminación. Después de todo, ¿para qué calentar un pasillo, una estancia o incluso una planta entera si nadie la está usando? Si los patrones de uso muestran que algunos espacios de oficinas se infrautilizan de forma continuada, el análisis de datos puede incluso ayudar a las organizaciones a reducir la huella de carbono de sus inmuebles.

    La sostenibilidad nunca ha sido tan fácil de lograr

     

    Hoy, LED; mañana, sensores; al día siguiente, aplicaciones basadas en datos. Esto es lo que puede hacer una plataforma de iluminación inteligente escalable. Cuando las luminarias LED ofrecen conectividad en sí mismas, puedes empezar a disfrutar los beneficios inmediatos de la iluminación sostenible desde el día que las enciende. Luego, cuando sea conveniente en el futuro, se pueden agregar capacidades más avanzadas para la organización.

     

    Piensa en una luminaria inteligente de la misma forma que piensa en un ordenador portátil. Su ordenador viene de fábrica con características de conectividad y una amplia gama de capacidades y ranuras incorporadas, arriba, abajo y a cada lado, para conectar hardware adicional. Puedes utilizar las funciones principales del portátil sin aprovechar las capacidades adicionales que ofrece, sin la necesidad de conectar una sofisticada cámara web o una unidad de terabytes a ninguno de sus puertos. Pero cuando se hace, se obtienen todo tipo de beneficios adicionales, muchos de los cuales tienen poco que ver con las habilidades esenciales de un ordenador para procesar cifras. Las luminarias inteligentes son así: producen luz de inmediato, apenas las desembalas, pero también tienen capacidades adicionales habilitadas para datos y ranuras de hardware incorporadas que se pueden utilizar para obtener beneficios más allá de sus capacidades de iluminación esenciales siempre que se esté listo para hacerlo.

     

    Las razones para adoptar la iluminación inteligente y otros sistemas similares van más allá de la necesidad de reducir las emisiones de carbono o de disminuir los costes. En una era de capital socialmente responsable, hay un "efecto halo" asociado con la búsqueda de iniciativas de sostenibilidad. Las operaciones con cero emisiones de carbono son un diferenciador para una empresa, ya que esta puede afirmar que genera valor para su marca en un mercado con mentalidad sostenible. Además, las prácticas ecológicas hacen que las organizaciones sean más atractivas para los posibles empleados y tienden a aumentar los niveles de satisfacción de los empleados una vez que han sido contratados.

     

    En cuanto a las políticas públicas, ahora es más fácil que nunca dar pasos atrevidos en la dirección de la sostenibilidad. En Europa, por ejemplo, el Green Deal de la UE pone a disposición de los países miembro miles de millones de euros para la renovación sostenible. El Plan Biden promete hacer algo similar en los Estados Unidos.

     

    La sostenibilidad es un imperativo moral y una necesidad para evitar el colapso del ecosistema. La buena noticia es que se puede lograr la sostenibilidad al mismo tiempo que se reducen los costes operativos y se hace que el lugar de trabajo sea más saludable y esté más centrado en las personas. Los sistemas inteligentes son un elemento esencial de las operaciones sostenibles, por lo que la iluminación sostenible es un buen lugar para comenzar.

     

    Sobre el autor

    Jonathan Weinert, IoT and Connected Lighting, Signify

    El galardonado escritor Jonathan Weinert ha estado investigando e informando sobre iluminación LED, iluminación inteligente e IoT desde que se unió a Signify en 2008.

     

    Comparte este artículo
    •  

    ¿Qué puede hacer Interact por ti?  

    Síguenos en: