Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    El almacén conectado es seguro

    Sistemas escalables y el almacén del futuro, segunda parte


    En el primero de esta serie de tres artículos, hablamos de cómo los sistemas escalables pueden contribuir a que los almacenes superen los retos a los que se enfrentan ahora y en el futuro.

     

    Los sistemas escalables pueden acabar con las barreras que impiden a las organizaciones adoptar la tecnología conectada. Gracias a la capacidad de añadir nuevas funciones sobre una infraestructura ya instalada, pueden eliminar la necesidad de proyectos de renovación costosos. Los proveedores que se mantienen al día de las tendencias del sector, pueden ayudar a los operarios de los almacenes a elegir las soluciones adecuadas entre la amplia oferta del mercado y pueden contribuir a garantizar que lo que compren los operarios se integre adecuadamente en los sistemas conectados que ya tienen instalados.

     

    En este artículo, examinamos de forma más humana las virtudes de los sistemas escalables, analizando cómo pueden mejorar la seguridad y el bienestar de los empleados del almacén.

    La planificación de esta pandemia... y de la próxima


    Reducir el riesgo de que los empleados contraigan el COVID-19 ha sido una de las obligaciones más importantes a las que se han enfrentado los operadores de almacenes y otros responsables de toma de decisiones en entornos industriales desde marzo de 2019. Con el tiempo, esta pandemia en particular quedará atrás. Pero las empresas querrán asegurarse de estar mejor preparadas para la próxima, una posibilidad que desgraciadamente es real, según los expertos en salud. Empresas como las del sector del almacenamiento, en las que el trabajo a distancia no suele ser posible, son las que más riesgo corren y las que están más capacitadas para aprovechar los sistemas escalables y las capacidades de IoT que estos sistemas pueden brindar.

     

    Por ejemplo, la desinfección del aire, que puede suponer una gran diferencia en

    la lucha contra un virus respiratorio que se transmite por el aire como la COVID-19 o la desinfección de superficies, que podría ser decisiva en una futura pandemia en la que la transmisión por superficies desempeñe un papel importante. Un sistema de iluminación inteligente puede contribuir en ambos casos funcionando como plataforma para la implantación de luz ultravioleta (UV-C) desinfectante, que tiene una sorprendente capacidad germicida. Las soluciones UV-C de Signify, por ejemplo, eliminan el 99 por ciento de los microbios en un período de seis segundos. Un sistema de iluminación inteligente puede incorporar luminarias UV-C capaces de desinfectar periódicamente el aire de una oficina o de otro entorno iluminado, convirtiéndolo en un entorno prácticamente libre de microbios.

     

    La luz UV-C puede ser nociva para los tejidos de las personas y, por lo tanto, es preciso implantarla de una manera concreta. La desinfección del aire superior no plantea problemas, ya que las luminarias UV-C pueden dirigirse hacia el techo y mantenerse alejadas de las personas que puedan estar utilizando el espacio. La desinfección de superficies es otra cuestión, ya que no puede hacerse mientras haya personas en el entorno.

     

    Aquí pueden entrar en juego las capacidades de un sistema conectado. Un sistema de iluminación conectado puede integrar fácilmente sensores de ocupación que activen la secuencia de desinfección cuando no haya personas presentes o puede detener automáticamente la secuencia si se detecta presencia. La integración con un sistema de seguridad permite añadir una capa de protección adicional, manteniendo fuera del espacio a todo el mundo durante el breve periodo de tiempo en el que se lleva a cabo la desinfección.

     

    Un sistema de iluminación industrial escalable puede contribuir de otras formas a proteger a los empleados de las enfermedades contagiosas. Los sistemas basados en sensores pueden hacer cumplir las normas de distancia física avisando a los empleados (a través de aplicaciones en sus smartphones, por ejemplo) de que un determinado espacio está sobrecargado o avisando de la prohibición de acceder a una determinada zona hasta que se vacíe. Los sistemas de iluminación conectada también pueden contribuir a la salud de los empleados mediante funciones de orientación que ofrecen indicaciones a los trabajadores para seguir rutas específicas en una instalación, por ejemplo, a una serie de salidas específicas al final del turno, garantizando que no se produzcan cuellos de botella en un solo lugar.

     

    La escalabilidad puede significar tanto una reducción como un aumento de la escala. Con controles basados en software, se trata de un cambio sencillo en los ajustes para apagar la iluminación UV-C cuando ya no hace falta.

    No solo una reducción del número de accidentes, sino una mejora de la salud


    La COVID-19 ha sido el mayor problema de seguridad laboral en la historia reciente, pero no es el único. La seguridad es crucial en los entornos industriales, y el bienestar de los trabajadores ha sido un problema en la industria durante años, antes de que surgiera la crisis sanitaria a principios de 2020. Sencillamente, la reducción del número y la gravedad de los accidentes es una de las responsabilidades más importantes a las que se enfrenta la directiva de un almacén.
     

    La iluminación desempeña un papel fundamental en la salvaguarda de la seguridad del almacén en condiciones normales de funcionamiento, día tras día, mes tras mes, año tras año. No en vano, los atributos de iluminación que fomentan la seguridad también hacen que los trabajadores sean más productivos, y ser productivo contribuye a su vez a la felicidad y la satisfacción del personal.
     

    La cualidad clave más obvia de la iluminación es que esta sea suficiente, pero otras cualidades importantes son la uniformidad, que minimiza las sombras y las variaciones de la luminosidad percibida capaces de provocar confusiones; la ausencia de deslumbramiento o parpadeo, que pueden provocar fatiga ocular, dolores de cabeza y otros efectos nocivos tras una exposición prolongada; y una alta reproducción cromática, que es especialmente importante en los almacenes donde se usan códigos de color u otros esquemas basados en el color para organizar el inventario.
     

    Aumentar los niveles de luz en 200 lux (algo menos de 19 velas) en el suelo redujo los accidentes en un 14 % en una empresa internacional de logística. En otra empresa los accidentes se redujeron un 60 % tras la implantación de iluminación mediante LED que permitía ver los riesgos mejor. En la misma empresa también se consiguió un aumento del 6 % en el rendimiento gracias al mayor estado de alerta de los empleados.
     

    Estas son algunas de las ventajas relacionadas con la seguridad y el bienestar que un sistema de iluminación bien diseñado puede ofrecer sin ni siquiera implementar capacidades inteligentes, pero los controles inteligentes basados en software facilitan mucho el ajuste de los niveles de luz en las zonas en las que los datos indican que el nivel de luz es insuficiente. Además, los datos históricos recogidos a través de un sistema de iluminación conectada, tanto sobre el espacio iluminado como sobre las propias operaciones del sistema, pueden brindar a los directivos de los almacenes información valiosa sobre la correlación de la iluminación con el rendimiento y la seguridad, ofreciendo la información necesaria para llevar a cabo mejoras importantes en las operaciones y el bienestar de los empleados.
     

    La iluminación bioadaptativa, o circadiana, lleva el bienestar de los trabajadores un paso más allá. La iluminación bioadaptativa utiliza programas o "recetas" de iluminación basados en la evidencia para favorecer el buen funcionamiento del ciclo circadiano humano, el "reloj" biológico innato que regula el ciclo de sueño y vigilia y que tiene un profundo efecto en el estado de ánimo, el estado de alerta, la relajación y otros elementos importantes de la salud humana.
     

    Un sistema de iluminación bioadaptativa puede programarse para que proporcione más luz azul a primera hora de la mañana o al principio de un turno, por ejemplo, para favorecer el máximo estado de alerta entre los trabajadores. Después, puede reducir los niveles de luz azul a medida que anochece o hacia el final de un turno, contribuyendo a la transición a un estado más tranquilo propicio para la relajación y un buen sueño nocturno.
     

    Esta iluminación bioadaptativa tiene aplicaciones evidentes en los entornos de almacén que no reciben luz natural, ya que mantiene a los trabajadores en sintonía con los ritmos circadianos, esenciales para un alto rendimiento en el trabajo y un descanso suficiente en casa. Los sistemas de iluminación inteligente también pueden adaptarse a otras condiciones, respaldando la productividad y la salud de otras maneras.
     

    Por ejemplo, en un almacén con claraboyas u otras fuentes de luz natural, un sistema de iluminación inteligente puede utilizar sensores de luz diurna para aumentar los niveles de luz a fin de compensar la nubosidad. O podría ofrecer distintos niveles de luz o temperatura de color para diferentes tipos de tareas en diferentes situaciones, para facilitar el trabajo a empleados de distintos grupos de edad o con diferentes capacidades físicas, por ejemplo.
     

    Los sistemas de iluminación inteligente también pueden ajustarse automáticamente a situaciones específicas de la propia instalación. Un pasillo del almacén casi vacío puede requerir más luz para iluminar sus estanterías y bahías en sombra que el pasillo cuando está lleno de mercancía. Un pequeño detalle, sin duda, pero muchos de esos pequeños detalles en conjunto pueden tener un efecto medible en la comodidad y la seguridad de los trabajadores.

    Un elemento diferenciador del mercado para una nueva era


    La seguridad y el bienestar de los trabajadores son intrínsecamente positivos y pueden impulsar la productividad, pero también son algo más: una promesa que las organizaciones tendrán que hacer a sus empleados si quieren diferenciarse en el mercado y contratar a los mejores.

     

    Atraer y retener a los empleados productivos es una cuestión especialmente importante en un sector logístico que la pandemia ha hecho que esté más activo que nunca. La lucha por encontrar empleados para cubrir los puestos vacantes ha ocupado titulares en la prensa en el primer semestre de 2021 y, aunque son muchos los factores que intervienen, la seguridad y el bienestar de los empleados se sitúan en los primeros puestos de la lista. Los salarios y el tiempo de desplazamiento son factores a tener en cuenta, sin duda, pero también lo son las condiciones de trabajo una vez que los empleados están en el puesto. La comodidad, el bienestar, un historial de seguridad impecable: no se trata solo de cosas bonitas, y no son solo asuntos internos de los que las empresas se ocupan en privado: afectan a la sociedad en general donde actúan las empresas. Los trabajadores tienen derecho a exigir espacios de trabajo seguros y saludables. La iluminación conectada y otros sistemas inteligentes pueden contribuir a crearlos.

    Acerca del autor

    Jonathan Weinert, IoT e iluminación conectada, Signify
    El galardonado escritor Jonathan Weinert lleva investigando e informando sobre la iluminación LED, la iluminación conectada y el IoT desde que se unió a Signify en 2008. 

    Compartir este artículo

    ¿Qué puede hacer Interact por ti?

    Síguenos en: